25 de Noviembre: HAGAMOS JUSTICIA Y MEMORIA

0
221

El día de la No VIOLENCIA CONTRA LA MUJER, nos recuerda que tristemente en este país una mujer es violentamente asesinada cada tres días, y que es preciso recordarle a nuestra sociedad que mientras no tomemos conciencia de la injusticia en que vivimos, ésta se replicará día tras día.

La inseguridad que sentimos todos los días al salir, el miedo que se apodera de nuestra vida cuándo una de las nuestras tarda en regresar, son tan solo el reflejo de la situación que ya se ha normalizado: vivir con incertidumbre, sentir temor, pensar que el derecho que tenemos de transitar libremente es tan solo una quimera.

De domingo a domingo los medios de difusión colectiva, consiguen alta sintonía al propagar cruentas muertes de mujeres a manos de sus parejas, o ex parejas, actos de maltrato, degradación o vejaciones que sentimos tan lejanos, sin entender que cuando una es atacada, todas somos afectadas, la agresión es para todas y la realidad nos golpea de frente.

Estos hechos, que pretendemos no mirar o minimizar, son el común de la vida de toda mujer, que aprende a sortear el peligro, a sobrellevarlo y a enfrentarlo.

Recordando aquel 25 de Noviembre de 1960, en que las tres hermanas Mirabal, fueron asesinadas de manera brutal en República Dominicana por órdenes del dictador Leonidas Trujillo, de quien eran férreas opositoras, el Colectivo “NO ESPERES A QUE TE PASE”, ha programado varios eventos como el Ciclo de Cine, que inició el lunes 18 con la película española “Te doy mis ojos” y este lunes 25, con el filme “En el tiempo de las mariposas”, a las 19h00 en la Casa de la Cultura. Además, el martes 26 con el Seminario Periodístico con enfoque de Género “Difusiva”, para abordar de manera profesional y objetiva las noticias sobre Femicidio, en el Centro de Arte y Cultura.

Tenemos la seguridad, de que luego de participar activamente en estos eventos, podremos tener una idea más clara de este problema que afecta a todos y todas, sin respetar status social, situación económica o cultural, sino que tiene su origen en una construcción eminentemente patriarcal, que debemos desaprender para reconstruirnos.

Que las emblemáticas mariposas lleguen con su mensaje de lucha; que sean la voz de las violadas, presas, desaparecidas, de las que claman justicia y se horrorizan ante la impunidad, por nuestras compañeras y el deseo legítimo de construir una sociedad con diversidad pero con igualdad, sin violaciones, pero también sin maridos que manden a sus esposas a lavar los platos mientras miran el fútbol.

¡Porque todas son mariposas, todas somos mariposas, aleteando por nuestra libertad!

 

Deja un comentario