Alausí, entre los 5 Pueblos Mágicos de Ecuador

0
1470

Pueblos Mágicos, inició en México en el 2001, su objetivo es dar a conocer poblaciones con características propias y atractivos especiales que guarden relación con la historia, naturaleza, tradiciones, arquitectura, entre otras particularidades que permitan considerarlo único.

El éxito de este programa en México fue tal, que el Gobierno de Ecuador ha decidido replicar esta iniciativa en el país, para mejorar la calidad de vida de sus pobladores a través de obras generadas por actividades turísticas.

El Programa Pueblos Mágicos busca promover el desarrollo turístico de poblaciones ecuatorianas que cuentan con atributos culturales y naturales singulares con el objetivo de incrementar el número de visitantes en las localidades, diversificación de productos y servicios, revalorización de tradiciones y patrimonios, promoviendo la participación social y elevando la calidad de servicios.

Hasta el momento, cinco son los pueblos que cumplieron con los requisitos solicitados por el Ministerio de Turismo y hoy son considerados Pueblos Mágicos.

1. Patate (Tungurahua)

Fotografía: turisqueros.com

Primer Pueblo Mágico del Ecuador, obtuvo esta denominación el 29 de septiembre de 2020.

Patate es conocido como el Valle de la Eterna Primavera debido a su clima agradable. Está ubicado en el suroeste de la provincia de Tungurahua, desde donde tiene una gran vista del homónimo volcán.

En lengua jaco maya, Patate significa “el que estalla con estruendo”. El cantón tiene su rango altitudinal que va desde los 2000 msnm en los valles hasta 4000 msnm en lo alto del páramo.

Las fiestas en honor al Señor del Terremoto se llevan a cabo en febrero y las de cantonización, en septiembre de cada año. Ambos son considerados como los actos culturales más representativos del cantón, además las Octavas de Corpus Christi, en la parroquia Sucre, desarrolladas como un símbolo de identidad y preservación de la cultura Panzaleo Puruhá.

Atractivos como el Museo Religioso Señor del Terremoto y el Museo Arqueológico de Sucre, la cascada de Mundug, las cascadas de las Golondrinas y de Mesa Tablón, senderos, el Parque Nacional Llanganates, restaurantes, servicio de hospedaje, alimentación, zonas de recreación y agradables haciendas con diversidad de actividades forman parte de la extensa oferta turística cantonal.

 

2. Alausí (Chimborazo)

Fotografía: Ministerio de Turismo Ecuador

Este cantón andino fue el segundo en recibir la denominación como Pueblo Mágico del Ecuador. La noticia fue oficializada el 13 de noviembre durante la ceremonia para conmemorar sus 199 años de independencia.

El cantón Alausí, destino de los 5 patrimonios, declarado Pueblo Mágico del Ecuador, está localizado en el sur de la provincia de Chimborazo, a 84 km de Riobamba. Este destino te brinda una gama infinita de paisajes y climas entre lagunas, cascadas, sitios arqueológicos, calles coloniales y espacios culturales. Te invitamos a conocer este sitio declarado Pueblo Mágico de Ecuador y enamorarte de su gente y rincones únicos.

Alausí significa “Casa de gran estima y querida”, en ella se destaca su herencia ferroviaria con el recorrido del tren por la Nariz del Diablo, atractivo principal del cantón. La antigua estación da inicio a un trayecto comprendido entre Alausí a Sibambe, el tramo cruza por la legendaria Nariz del Diablo construida en una vía en zig-zag que supera un desnivel de 500 metros en apenas 12,5 km de vertiginosa subida o bajada, y que sigue siendo hoy en día una impresionante obra de ingeniería.

Este destino te brinda una gama infinita de paisajes y climas entre lagunas, cascadas, sitios arqueológicos, calles coloniales y espacios culturales.

En las zonas rurales se ubican hermosas cascadas como la del río Panamá y Angas. Así también las lagunas de Ozogoche que la conforman más de 35 de distintas dimensiones, montañas, cerros, rocas y ríos. En estos lugares se realizan actividades de camping, senderismo, cabalgata, caminatas, fotografía, y city tours por la ciudad.

Además en el destino se encuentra parte de la ruta del Qhapaq Ñan, un gran patrimonio arqueológico, conocido como el Camino del Inca, red vial del Tahuantinsuyo que fue un sistema de caminos de enormes distancias en la civilización incaica que vinculaba las ciudades importantes de la Costa y los Andes.

La gastronomía que ofertan sus habitantes se componen de ingredientes principales como la papa, maíz y queso. Se preparan deliciosos llapingachos, hornado o guata, con carne de animales típicos de la zona como: cuy, borrego, cerdo, res, aves, entre otros.

 

3. Cotacachi (Imbabura)

Fotografía: revistasexcelencias.com

El 29 de noviembre del año anterior, los habitantes del cantón más extenso de la provincia de Imbabura recibieron con música y danza la declaratoria Pueblo Mágico del Ecuador.

Los paisajes, cultura, tradiciones y artesanías son parte de los atractivos turísticos de la denominada “Tierra de la Jora”.

Un atractivo destacado es la laguna de Cuicocha, que reposa en una caldera volcánica en las faldas del volcán Cotacachi; sus aguas claras que cambian de tonalidad de acuerdo al sol y sus dos islotes compuestos de lava y piedra volcánica lucen separados entre sí por el “Canal del Ensueño”, donde antiguamente llegaban los caranquis y los incas a entregar sus ofrendas y sacrificios al sol y a la luna. Allí se puede practicar senderismo en un recorrido que dura entre cinco y seis horas.

Dentro de su gastronomía se encuentran las conocidas carnes coloradas que se preparan con carne de res marinada en cerveza, con ajo, cebolla, achiote, comino, orégano y se cocina a fuego lento hasta dorarse. Este tradicional platillo se acompaña con chicha de jora, elaborada a base de maíz.

Este pueblo encantador, ubicado a 20 minutos de Otavalo, es conocido también por la confección de artículos en cuero como chaquetas, zapatos, billeteras, carteras, sombreros y más, de alta calidad y con innovadores diseños que se venden a lo largo de la avenida 10 de Agosto, en el centro de la ciudad.

Otros atractivos turísticos del cantón son la Reserva Ecológica Cotacachi-Cayapas, los páramos y lagunas de Piñán, la iglesia matriz y el Museo de las Culturas, que narra la historia local.

 

4. Zaruma (El Oro)

Fotografía: Ministerio de Turismo Ecuador

La “Villa del Cerro de Oro de San Antonio de Zaruma” celebró sus 199 años de emancipación con la declaratoria de Pueblo Mágico del Ecuador.

Zaruma es un destino especial por su arquitectura urbanística colonial, que se refleja en sus más de 200 casas de madera y bareque. Las viviendas construidas en los siglos XIX y XX se levantan altivas en sus ensortijadas y empinadas callejuelas, luciendo hermosos balcones y ventanales decorados con plantas que evoca el pasado, en el imaginario del visitante que lo recorre.

A este atractivo se suman sus incomparables bellezas religiosas siendo la más importante la iglesia de la Virgen de El Carmen, sus petroglifos, miradores naturales, colinas, ríos, cascadas, vegetación y sobre todo su exquisita y variada gastronomía. Aquí se produce uno de los mejores cafés a escala internacional, y además, en el sitio se encuentran minas de oro y  habitantes con una amabilidad que te hacen sentir en casa.

5. San Gabriel (Carchi)

Fotografía: Diario La Hora

La ciudad de San Gabriel, cantón Montúfar en la provincia del Carchi fue la quinta en recibir la certificación de “Pueblo Mágico”. Lo hizo en medio de un ambiente alegre y festivo y con la presencia de la máxima autoridad de Turismo, autoridades locales, ciudadanía e invitados especiales.

San Gabriel es una hermosa ciudad que evoca la época colonial por su bien conservada arquitectura, así lo ratifican sus cerca de 400 edificaciones, algunas de ellas con más de 100 años de antigüedad,  lo que la llevó en 1992 a ser declarada, Patrimonio Nacional del Ecuador, destacó la Secretaria de  Estado.

A esto se suman destinos  como la Gruta de La Paz, la cascada de Paluz, el Bosque de Arrayanes, la laguna del Salado, las colinas de varios colores, entre otros, que le convierten a San Gabriel,  en una joya cultural y natural del norte del Ecuador.

La laguna El Salado, un espejo lacustre a cuatro kilómetros de la capital cantonal, es uno de los principales receptores de turistas; también la cascada de Paluz, que a tres kilómetros del casco urbano cuenta con un sendero, un puente y zona de parrilladas, y la Gruta de la Paz, destino situado a 18 km de la cabecera cantonal y que cada semana recibe a cientos de turistas ecuatorianos y colombianos.

Fuentes: Ministerio de Turismo y El Universo

Deja un comentario