DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA CORRUPCIÓN

0
124

La corrupción es criminal e inmoral, y representa la máxima traición a la confianza pública. Es aún más perjudicial en tiempos de crisis, como está ocurriendo ahora en el mundo con la pandemia por el COVID-19. La respuesta al virus está creando nuevas oportunidades para explotar la supervisión débil y la transparencia inadecuada, desviando recursos que debían estar destinados a personas que se encuentran en su momento de mayor necesidad.”

Recuperación con integridad

La corrupción aumenta en tiempos de crisis y la actual pandemia global no es la excepción. Los países en todo el mundo han adoptado medidas significativas para hacer frente a la emergencia sanitaria y evitar un colapso económico mundial. Han movilizado miles de millones en fondos para adquirir equipo médico y proporcionar una red de seguridad económica para la ciudadanía y los negocios que están en peligro.
La necesidad de respuestas urgentes, sin embargo, obligó a algunos Estados a negociar el cumplimiento, la supervisión y la rendición de cuentas para poder lograr los impactos rápidos que se requerían, creando así importantes oportunidades para la corrupción.

“Recuperarse con integridad” enfatiza que únicamente con medidas eficaces para mitigar la corrupción será posible lograr una mejor recuperación; al mismo tiempo destaca que la recuperación inclusiva del COVID-19 sólo puede lograrse con integridad.

Reducir los riesgos de la mala administración y corrupción durante la pandemia requiere la participación de organismos anticorrupción sólidos, una mejor supervisión de los paquetes de apoyo para la emergencia, adquisiciones públicas más abiertas y transparentes y mayor cumplimiento de las normas anticorrupción en el sector privado. Además, los países necesitan asegurar el apoyo y la protección a informantes y periodistas que denuncien la corrupción durante la pandemia, además de alinear sus marcos nacionales de lucha contra la corrupción con la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (UNCAC).

Nuestro país, empobrecido por esta mal, ha visto mermado su desarrollo y atención a los sectores vulnerables, por el desvío de sus recursos, los cuáles se evidenciaron aún más durante esta pandemia. Auguramos mejores días para el Ecuador y la erradicación definitiva de la corrupción.

Deja un comentario