Es una oportunidad para la sensibilización hacia los beneficios que aportan las legumbres a los sistemas alimentarios sostenibles, y a un mundo sin hambre.

Las legumbres son fundamentales para afrontar la pobreza, la seguridad alimentaria, la salud humana y la nutrición. Contribuyen a la salud del suelo y el ambiente. Así se plantea cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y la iniciativa Mano de la Mano de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Aprovechando el éxito obtenido con el Año Internacional de las Legumbres, que dirigió la FAO en 2016, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 10 de febrero como Día Mundial de las Legumbres, recabando al respecto el apoyo de muchos Estados miembros.

Las legumbres tienen muchas ventajas para el desarrollo agrícola del mundo, y para el desarrollo alimentario de las personas.

A continuación explicaremos cuáles son esas ventajas:

  • Alto valor nutritivo: las legumbres son uno de los pocos alimentos vegetales ricos en proteínas. Esto permite que personas de bajos recursos logren consumir proteínas de origen vegetal. Los granos son bajos en grasa y ricos en fibras. Reducen el colesterol y los niveles de azúcar en sangre, evitando la aparición de enfermedades como la diabetes o problemas cardiovasculares. Ayuda a frenar la obesidad.
  • Promueve la seguridad alimentaria: Los cultivos de legumbres casi siempre son abundantes. Esto quiere decir que un agricultor puede vender su cosecha como consumirla, garantizando así la seguridad alimentaria tanto de la comunidad como de su familia. Por otra parte, este tipo de cultivos tienden a fijar el nitrógeno atmosférico en la tierra, es decir, ayuda a recuperar los suelos para que sean nutritivos para volver a sembrar.
  • Mitiga el cambio climático: Las legumbres ayudan a recuperar los nutrientes del suelo de forma totalmente natural. Esto evita el uso de fertilizantes químicos que suelen expulsar gases de efecto invernadero al ambiente, contribuyendo con el cambio climático y el calentamiento global.

Deja un comentario