Medicamentos caducados o en mal estado informa Arcsa

0
158
Estos controles constatan el cumplimiento de las normativas vigentes en cuanto a la protección de la salud de los ciudadanos, señala personal del Arcsa. Foto: Arcsa

Este 27 de octubre se realizó la supervisión de medicamentos en general por la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa), eliminando aquellos que contengan sustancias catalogadas sujetas a fiscalización, a través del proceso de incineración, con el objetivo de precautelar la salud del consumidor.

Con base en lo que determina La Ley Orgánica de Salud, en su artículo 175, en el que señala “las farmacias y botiquines notificarán a sus proveedores 60 días antes de la fecha de caducidad de los medicamentos, para retirarlos de manera obligatoria y canjearlos de acuerdo con lo que establezca la reglamentación correspondiente”.

Andrés Burgos, Técnico Zonal de la Agencia que participa como supervisor de este proceso indicó “En el caso de medicamentos controlados se debe llevar estricto control de cada unidad a destruir, ya que pueden utilizarse como drogas para consumo indebido o para el desarrollo de otras sustancias ilegales. La incineración de medicamentos no controlados realiza por un sistema aleatorio que impide la comercialización de medicamentos caducados o fuera de especificación a la ciudadanía en general”.

El proceso que las casas de representación, distribuidoras y laboratorios farmacéuticos deben realizar inicia con la notificación al Arcsa con la lista y cantidad de medicamentos caducados a destruir, así como la fecha de la eliminación de los mismos. 

En estos casos la Agencia delega una comisión técnica para supervisar este procedimiento que se realiza en las instalaciones del Gestor Ambiental Autorizado con la presencia de su representante, el fabricante, importador o distribuidor de medicamentos.

La Coordinación Zonal 2 de Arcsa en lo que va del año ha verificado la ejecución de 115 incineraciones realizadas en los Gestores Ambientales Autorizados de los cantones Rumiñahui (INCINEROX) y Cayambe (HAZWAT); se verificó la destrucción de 937 toneladas de medicamentos generales y aquellos que contienen sustancias sujetas a fiscalización.

Deja un comentario