¿Por qué Riobamba no es un destino turístico?

0
979

Con los estudiantes del cuarto semestre de Gestión de Operaciones Turísticas del Instituto Superior Tecnológico Riobamba leímos y analizamos el texto: “El turista cultura: tipología y análisis de las valoraciones del destino a partir del caso de estudio de Cuenca-Ecuador” de Prada, Armijos, Crespo y Torres (2019), publicado en la revista de turismo y patrimonio cultural «Pasos». Los jóvenes se interesaron sobre el desarrollo del turismo cultural en Cuenca y lamentaron que en Riobamba no exista el mismo nivel en este tipo de visitas.

Después de la lectura, realizamos una discusión sobre por qué Riobamba no ha llegado al mismo nivel de “turistización” que Cuenca. Cuando comparamos los tipos de atractivos patrimoniales inmateriales como las fiestas religiosas de Semana Santa, los «pases del niño» o el Corpus Christi; así como la gastronomía: puerco y cuy asados, fanesca y panadería, la conclusión fue que no existen diferencias sustanciales. La gran brecha es que los cuencanos han sabido explotar y potenciar sus atractivos, mientras los riobambeños lo han hecho muy poco o no lo han hecho.

Según Juan Parco, coordinador de la carrera de Gestión de Operaciones Turísticas del IST Riobamba, los ciudadanos y familias tradicionales de la ciudad la han abandonado, “se fueron a hacer patria a otras ciudades”, afirma. Bajo este punto de vista, podemos entender cómo el centro histórico y sus alrededores ya no están habitados por los “típicos riobambeños”, sino por migrantes de los cantones aledaños que bien alquilan las propiedades o bien las han comprado y ahora son los nuevos riobambeños. O a su vez, allí viven los estudiantes de todas las Instituciones de Educación Superior (IES) que existen la capital de la provincia de Chimborazo.

Pero regresemos al punto central, nuestro interés académico fue la relación entre satisfacción y lealtad que produce un destino turístico. Los datos de la investigación indican que, respecto a Cuenca, el 45% de sus turistas han estado al menos una vez en esa ciudad y el 94% está seguro que regresará a este destino, es decir, existe una alta satisfacción de su experiencia, así se ha generado mucha lealtad de sus visitantes. Sobre Riobamba aún no existe una investigación que brinde esos datos, en principio porque no existe un número representativo de turistas que la visiten.

Es importante mencionar que Prada y los otros autores analizan siete ítems valorados por los turistas que estuvieron en Cuenca: aspecto de la ciudad, actitud de la población, valoración del precio, seguridad, grado de turistización, atención a los turistas y calificación del viaje.

Frente a ello, los ítems más correlacionados en el cruce de variables en la investigación de Prada fueron dos: el aspecto de la ciudad y la actitud de la población. Por otro lado, a los jóvenes les interesó mucho esos dos ítems y además la atención al cliente que los operadores turísticos ofrecen a los turistas.

La preocupación sobre la atención estaba vinculada con la propia experiencia de los estudiantes cuando a inicio del semestre envié una tarea a los jóvenes con el fin de consultar qué bienes patrimoniales existen en cada institución representativa de Riobamba, así como sus archivos sobre patrimonio. No es el lugar para mencionar las instituciones o sus funcionarios, pero sí es importante señalar que las respuestas que recibieron los estudiantes no fueron las que un operador turístico profesional debe ofrecer a los ciudadanos y/o turistas, todo lo contrario, su atención fue como la de un hacendado blanco frente a un plebeyo trabajador de una hacienda. ¡Solo por ser un estudiante de una institución local y no el tipo ideal de turista anglosajón!

La percepción de los estudiantes del IST Riobamba sobre la ciudad donde estudian es que “es una ciudad de paso”, sus principales edificaciones históricas se han convertido en “urinarios públicos”, sus calles “están llenas de basura”, entre otros aspectos que perjudican los dos factores más relevantes para el turismo según la investigación de Prada: el aspecto de la ciudad y la actitud de la población.

Este es un llamado de atención para las autoridades competentes en turismo y patrimonio en Riobamba, y Chimborazo. Deberían atender primero la urgencia de fomentar la investigación basada en evidencia sobre turismo en la provincia; segundo, aplicar las políticas turísticas públicas necesarias para mejorar la atención, aspecto y actitud de la población con todos sus visitantes nacionales e internacionales y tercero, mecanismos para atraer inversión privada de empresas de operación turísticas.

Existe muchos más puntos de análisis y trabajo futuro, sobre ellos estamos teorizando e investigando en el Instituto Superior Tecnológico Riobamba. Pero, es alarmante que las autoridades y familias de la provincia hayan permitido que la “ciudad de las primicias” caiga en dos indicadores mínimos para fomentar el turismo: el aspecto de la ciudad y la actitud de la población. Ojo, esto no quiere decir que se deban descuidar los otros ítems, todos son importantes, pero por aquí están los primeros pasos.

Deja un comentario