Prácticas seguras durante la pandemia: Hospital IESS Quito Sur

0
419
El 15% de la actividad y el gasto hospitalario es un resultado directo de eventos adversos en los países de la OCDE. Foto M.Sc. Marco Antonio Bonifaz Valverde MD / Subdirector de Auditoría Médica del Hospital General del Sur de Quito.
El 15% de la actividad y el gasto hospitalario es un resultado directo de eventos adversos en los países de la OCDE. Foto M.Sc. Marco Antonio Bonifaz Valverde MD / Subdirector de Auditoría Médica del Hospital General del Sur de Quito.

«Alrededor de 134 millones de eventos adversos se producen anualmente por una atención poco segura en los establecimientos de salud, lo que provoca 2,6 millones de muertes». Estos son los datos que nos proporciona el doctor Marco Antonio Bonifaz Valverde, Subdirector de Auditoría Médica del Hospital General IESS Quito Sur, mismo que da a conocer cifras de mortalidad por una atención no segura en los países de ingresos bajos y medios.

Propone una implementación para promocionar prácticas seguras durante la pandemia. Cada 4 de 10 pacientes sufren daños en la atención sanitaria primaria y ambulatoria; hasta el 80% de los daños se pueden prevenir.

La seguridad del paciente es un grave problema de salud pública mundial. Se estima que el riesgo de morir en un viaje en avión es de 1/3 000 000, mientras que el riesgo estimado de morir por un accidente médico prevenible mientras se recibe atención médica es de 1/300. Las industrias con mayor riesgo percibido, como la aviación y la nuclear, tienen un historial de seguridad mucho mejor que el de la atención sanitaria.

Reconociendo que la seguridad de los pacientes era una prioridad de salud mundial, en mayo de 2019 los 194 Estados Miembros de la OMS reunidos en la 72. Asamblea Mundial de la Salud respaldaron el establecimiento del “Día Mundial de la Seguridad del Paciente” (Resolución WHA72.6), que se celebraría anualmente el 17 de septiembre. 

Los objetivos del Día Mundial de la Seguridad del Paciente son despertar una mayor concienciación y participación de la sociedad, ampliar los conocimientos en todo el mundo y fomentar la solidaridad y la adopción de medidas para promover la seguridad del paciente a nivel mundial.

El Hospital General del Sur de Quito – IESS ha implementado algunos mecanismos para el beneficio de la seguridad del paciente en la institución, «podemos resaltar que, hemos generado un Cambio de Cultura Organizacional, que nos ha permito enfocarnos en la capacitación y fortalecimiento de los conocimientos técnicos. Además, en lo que se refiere a la vigilancia epidemiológica, conociendo los determinados tipos de aislamiento, cohorte, contacto, gotas y respiratorio; así como, precauciones estándar y los diferentes bundles para la prevención y control de infecciones. Estos han permitido enfrentarnos a una patología nueva y desconocida como es el COVID 19», indicó Bonifaz.

Así, mediante liderazgo participativo de la alta gerencia, hemos podido demostrar que si todos los servicios y niveles del hospital se mantienen organizados podemos disminuir las no conformidades en la atención en salud como son las infecciones asociadas en la atención en salud (IAAS), disminuyendo la estancia hospitalaria y el costo que estas generan.

«Hemos garantizado una atención enfocada a la normativa vigente emitida por el ente rector, y que ha sido fortalecida por el personal de salud institucional acoplando nuevos protocolos y lineamientos para tratar esta nueva patología producida por el SARS Cov-2, en esta unidad centinela y referente de enfermedades respiratorias. Esto conlleva a que no sólo el usuario externo esté satisfecho si no también el usuario interno, siendo este último quien tiene un accionar fundamental en la mejora de la salud de nuestros afiliados/usuarios».

Se ha implementado las prácticas seguras administrativas, asistenciales y administrativas/asistenciales en cada uno de nuestros servicios, corroborando que la información del paciente en los diferentes puntos de transición sean los adecuados, además de realizar una atención humanizada no solo para quien se encuentra en este nosocomio sino también para los familiares que necesitan saber cómo ha evolucionado con el transcurso del tiempo su familiar/paciente «si ha mejorado o no su estado de salud o quizás ha tenido un desenlace fatal».

El trabajo multidisciplinario ha permitido que no solo la alta gerencia esté operativa si no todos los ejes integrales que conforman nuestro hospital.

Finalmente, el cambio de cultura ha permitido que se rompa el desconocimiento técnico al enfrentarnos a una nueva enfermedad, terminar con la desconfianza que la inseguridad puede generar en quienes conforman esta gran familia llamada: Hospital del IESS Quito Sur. Permitiendo que no se den sesgos en la información epidemiológica que se expone y evitando los conflictos de intereses que se pueden disparar al tratar de implementar las nuevas estrategias para contener esta pandemia, manifiesta Bonifaz.

Deja un comentario