Clara Sánchez
Soy Clara, pero no clara. Entre luces y sombras, escribo, para aclararme —y ensombrecerme también—, recogiendo las palabras que logro ver cuando les salpica algo de luz.
María Augusta Orozco
Escribe desde el alma, con el tropiezo de no saber cómo ordenar las palabras, inertes e irreductibles queman sus letras, pequeños monstruos guardados en el espacio que te invita a volar.

El amor desenterrado

0
Con mi muerte vuelvo a ti, a tu polvo enamorado. — Jorgenrique Adoum.

¿Aún quieres ver el futuro?

0
            Miranda tomó la mano de Gael y con la pequeña navaja suiza empezó abriendo una hendidura en la muñeca del muchacho, justo por...

Microcuentos

0
Historias incompletas desperdigadas por la ciudad, como hojas olvidadas de libros que no existen. Frases sueltas, palabras anónimas volando por la calle,...

Mis líneas a Marcela

1
“No estoy enamorado de Marcela, Marcela tiene sus líos, yo los míos, Marcela no suele desmoronarse y gritarlo a los cuatro vientos,...

Sosteniendo las manos de El Mayor

0
Entonces, así se sentía estar realmente solo. Solo de las luchas, del amor, menos del dolor. Y, solamente de la caricia, huérfano...