En 1969, Kate Millet egresó de la universidad de Oxford y leyó su tesis doctoral, que se convertiría más tarde en un texto clave del feminismo de la segunda ola, Sexual Politics (Política Sexual). Con su trabajo, le daría andamiaje al feminismo radical.

Kate Millett fue parte de la generación que encendió las calles con la movilización en los años 1960 y 1970 en Estados Unidos. La juventud marchaba contra la guerra en Vietnam, el movimiento negro y latino sospechaban que el “sueño americano” no los contaba entre los invitados y sectores de trabajadoras y trabajadores también cuestionaban la letra chica del contrato, que les exigía dejar la vida en la fábrica para enriquecer a los empresarios imperialistas.

El movimiento feminista, conocido más tarde como la segunda ola estallaba luego de los años de posguerra en los que las mujeres habían sido devueltas al hogar de un empujón a cuidar de la familia, en un escenario que, contradictoriamente, ofrecía nuevas posibilidades, especialmente para la clase media. El “malestar sin nombre”, bautizado así por Betty Friedan (que dirigiría una de las mayores organizaciones de mujeres en EE. UU., NOW) iba a motorizar un amplio movimiento político y social, con alas radicalizadas que unirían su lucha a la de la clase obrera y otros sectores oprimidos.

Deja un comentario