150 millones de niños más cayeron en la pobreza debido a la COVID-19

0
145
Un nuevo análisis revela que él número de niños que viven en la pobreza multidimensional, sin acceso a educación, salud, vivienda, nutrición, saneamiento o agua, ha aumentado en un 15% desde el inicio de la pandemia. Foto/ Fuente: UNICEF, Save the children.
Un nuevo análisis revela que él número de niños que viven en la pobreza multidimensional, sin acceso a educación, salud, vivienda, nutrición, saneamiento o agua, ha aumentado en un 15% desde el inicio de la pandemia. Foto/ Fuente: UNICEF, Save the children.

La cantidad de niños que viven en la pobreza se ha disparado aproximadamente 1.200 millones, debido a la pandemia COVID-19, según un nuevo análisis de UNICEF.

El análisis de la pobreza multidimensional utiliza datos sobre el acceso a la educación, la atención médica, la vivienda, la nutrición, el saneamiento y el agua de más de 70 países.

Destaca que alrededor del 45 por ciento de los niños se vieron gravemente privados de al menos una de estas necesidades críticas en los países analizados antes de la pandemia.

Aunque el análisis ya pinta un panorama terrible, UNICEF advierte que la situación probablemente empeorará en los próximos meses. Save the Children y UNICEF están comprometidos a continuar monitoreando esta situación en evolución y trabajar con los gobiernos y la sociedad civil para enfrentarla.

«La COVID-19 y las medidas de bloqueo impuestas para evitar su propagación han empujado a millones de niños a una pobreza más profunda», dijo Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF. «Las familias que estaban al borde de escapar de la pobreza han vuelto a entrar, mientras que otras están experimentando niveles de privación que nunca antes habían visto. Lo más preocupante es que estamos más cerca del comienzo de esta crisis que de su final ».

El informe señala que la pobreza infantil es mucho más que un valor monetario. Aunque las medidas de la pobreza monetaria, como los ingresos familiares, son importantes, solo ofrecen una visión parcial de la difícil situación de los niños que viven en la pobreza.

Para comprender el alcance total de la pobreza infantil, todas las posibles privaciones deben analizarse directamente.

Esto también apunta a la necesidad de implementar políticas multisectoriales que aborden las privaciones de salud, educación, nutrición, agua y saneamiento y vivienda para acabar con la pobreza multidimensional.

La protección social, las políticas fiscales inclusivas, las inversiones en servicios sociales y el empleo y las intervenciones en el mercado laboral para apoyar a las familias son fundamentales para sacar a los niños de la pobreza y prevenir una mayor devastación. Esto incluye ampliar el acceso a una atención médica de calidad y proporcionar las herramientas y la tecnología necesarias para que los niños continúen su educación de forma remota; e invertir en políticas favorables a la familia, como licencias pagadas y cuidado de niños.

«Esta pandemia ya ha causado la mayor emergencia educativa global de la historia, y el aumento de la pobreza hará que sea muy difícil para los niños más vulnerables y sus familias compensar la pérdida», dijo Inger Ashing, directora ejecutiva de Save the Children. «Los niños que pierden la educación tienen más probabilidades de ser forzados al trabajo infantil o al matrimonio precoz y quedar atrapados en un ciclo de pobreza durante los próximos años. No podemos permitirnos que toda una generación de niños sea víctima de esta pandemia. Los gobiernos nacionales y la comunidad internacional deben dar un paso al frente para mitigar el golpe».

Algunos niños pueden sufrir una o más privaciones y otros no experimentar ninguna, por lo tanto, el número promedio de privaciones sufridas por niño puede usarse para evaluar cuán pobres son los niños. Antes de la pandemia, el número medio de privaciones graves por niño rondaba el 0,7. Ahora se estima que ha aumentado en un 15 por ciento a alrededor de 0,85.

«Debemos actuar ahora para evitar que más niños se vean privados de las necesidades básicas de la vida como la escuela, los medicamentos, la comida, el agua y el refugio», dijo Fore.

«Los gobiernos deben dar prioridad a los niños más marginados y sus familias mediante la rápida expansión de los sistemas de protección social, incluidas las transferencias de efectivo y las prestaciones para niños, las oportunidades de aprendizaje a distancia, los servicios de salud y la alimentación escolar».

« Hacer estas inversiones críticas ahora puede ayudar a los países a prepararse para futuras crisis », concluyó el informe de UNICEF en español.

Deja un comentario